Un ocho partido por la mitad

Publicado: 17/10/2014 en Microrrelatos
Etiquetas:,

Un tambaleante puente de ausencias me llevó a tu imagen, que se presentó como dama y, al acercarme, hedía a cadáver. Aunque yo no lo notaba.

Es que por aquel entonces mi olfato sentimental no funcionaba bien, es por esa razón que la vida me sabía a nada.

Estabas muerta cuando te conocí.

Lo nuestro no era amor, era necrofilia emocional de mi parte.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

comentarios
  1. […] perdió la cordura por aquel incidente y fue internado en un hospital psiquiátrico durante ocho meses. Al salir del hospital Campuzano recuperó las ganas de vivir, pero adquirió una obsesión: […]

    Le gusta a 1 persona

  2. […] cuenta de que las lluvias ocurrían cada cierto período de tiempo. La Marcha Eslava sonaba cada ocho años en todo el planeta y llegó a conocerse, equivocadamente en origen, pero atinadamente en […]

    Le gusta a 1 persona

  3. […] de fiesta en el salón número ocho. Nada extraordinario para nadie. Una reunión como muchas otras, con la única diferencia de que […]

    Le gusta a 1 persona

  4. […] experiencia extraña no se repitió hasta que cumplió veintiún años. Se hallaba en otro octavo piso, en su puesto de atención al cliente en el Servicio de Rentas Internas. Rodrigo estaba […]

    Le gusta a 1 persona

  5. grojol dice:

    O… era falta de experiencia.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s