Tortillas de harina de trigo

Publicado: 20/10/2014 en Microrrelatos
Etiquetas:,

IMG_5025

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina de trigo.
  • 3 tazas de agua
  • 100 gr. de queso ricotta
  • 3/4 de cucharadita de sal
  • Queso de mesa
  • Aceite

Preparación:

  1. En un recipiente mezcle las 2 tazas de harina con las 3 tazas de agua.
  2. Remueva con una cuchara, hasta que no queden grumos de harina sin mezclar con el agua.
  3. Añada la sal a la mezcla.
  4. Despedace con la mano el queso ricotta, hasta que queden trozos muy pequeños.
  5. Añada el queso ricotta al recipiente y mezcle uniformemente.
  6. En un sartén con aceite, previamente calentado, vaya añadiendo poco a poco la masa, de manera que las tortillas queden del grueso y tamaño deseado.
  7. Esperar unos minutos, hasta que se dore la primera cara de cada tortilla.
  8. Voltear cada tortilla, esperar a que se doren.
  9. Sacar el sartén del fuego.
  10. Servir en un plato, con un trozo de queso de mesa.
  11. Disfrute.

Han pasado ya seis meses desde que nuestros días pasaron a ser mis días y tus días.

¿Quién tuvo la culpa? ¡Já! ¡Cómo si ambos no hubiéramos sabido que jugábamos a batir la soda una y otra vez, felices, hasta que la abrimos y nos explotó en la cara!

Pero aquí estoy, acordándome de ti hasta por las cosas más insignificantes. Que si 24, que si 8, que si el conejo en la luna, que si la canción de Valgur, que si el bolero que bailábamos antes y después de hacer el amor, que si el amor, que si tu tatuaje, ¡que si tantas cosas!

Desayunando me acordé de ti. Mi casa se siente feliz de que ya no me visites. Lo desordenábamos todo, haciendo el amor en cada rincón.

Pero pongámonos trascendentes, dije que el desayuno me recordó a ti. Porque hice el impensable plato.

¡Ja, ja, ja! Recuerdo cuando te dije que algún día te iba a preparar el desayuno:

—¿Ah sí? —dijiste, con tu cabeza recostada en mi pecho—. ¿Qué me vas a preparar?

—Tortillas de harina de trigo —te respondí galante—. ¿Las has probado?

—¡Ja, ja, ja! ¡Déjate de pendejadas! —me dijiste, lanzando una carcajada—. ¡Eso no existe!

—¡Horrorosa! —me levanté y me puse encima tuyo —. ¡Claro que existen! Ya vas a ver, me van a quedar como tú.

—¿Locas? —sonreíste pícaramente.

—¡Deliciosas! —besé tu cuello.

Mejor no recuerdo lo que pasó luego de esa charla. No quiero despertar viejas escenas excitantes, que eran lo que mejor sabíamos hacer. ¡Sólo el recordar el tatuaje de tu cintura, me eriza!

De cualquier manera, nunca pude prepararte aquel desayuno. Ni ir contigo al Malecón a enseñarte mi sitio secreto, ni fumar contigo, ni pasar una noche entera contigo (casi lo logramos aquel 21), ni regalarte los libros que tenía para ti. Eso me recuerda que tampoco me devolviste mi iPod, ja, ja, ja.

Loquita…¿qué será de tí? ¿qué harás? ¿me pensarás?  


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Anuncios
comentarios
  1. srajumbo dice:

    Ohhhh.. Yo me quedo con la historia porque como por aquí no hacemos esas tortitas.. No entiendo los chistes jaja.
    Que pena no volver a saber de la loquita, yo ya la habría buscado por Facebook jaja.

    Le gusta a 1 persona

  2. antoncaes dice:

    Tiene buena pinta no las he comido nunca. Voy a tener que probarlas, Se pueden rellenar?

    Le gusta a 1 persona

  3. En México, tu receta sería una blasfemia jaja, pero voy a intentarla.
    Esos momentos son los que más se guardan y la nostalgia los trae vueltos palabras.
    Un abrazo desde Cancún, México.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s