35 centavitos de felicidad

Publicado: 28/11/2014 en Microrrelatos
Etiquetas:,

Xanax 0.25 mg--alprazolam

Me llamo Michael y acabo de mudarme a un suburbio al sur de mi natal ciudad, Tamaza. El tabaco ya no me calma la ansiedad y, con las leyes antidrogas como están, es mejor no arriesgarse a comprar algo ilegal.

—Buenas tardes —dije educadamente—, ¿tiene alprazolam?

—Sólo de 0.5 —me respondió el joven vendedor de la farmacia, sin pizca de amabilidad.

—Está bien —respondí con serenidad—. ¿Cuánto cuestan?

—Treinta y cinco centavos —me respondió el vendedor, con mucha indiferencia, aunque no la suficiente como para insultarlo.

<< ¡Benzodiacepinas sin receta!  ¡No está tan mal el nuevo barrio! >>, pensé.

—¿Cuántas quiere?— dijo el vendedor, bastante ansioso, interrumpiendo mis pensamientos.

—Deme 21 —dije amablemente, mientras le daba un billete de $10—, y guarde el cambio.

El vendedor sonrió y su actitud hacia mí mejoró. Quería comprar su malsano aprecio materialista. Después de todo, una farmacia que te vende drogas como caramelos, en estos tiempos, es algo que no se halla fácilmente.

—¡Muchas gracias! —dije con una sonrisa nada fingida, luego de que me entregara mis pastillas—. Pase buena noche.

—Igualmente— me respondió.

—¡Seguro que la tendré!— le respondí con segundas intenciones.

El vendedor no parecía enterado de lo que acababa de suceder, después de todo: ¿qué persona en su sano juicio sabe lo que es una benzodiacepina?

Yo no estoy, ni mucho menos, en mi sano juicio. Juicio tengo, pero muy enfermo. Para mí, estas pastillas no son más que 35 centavitos de felicidad. ¡Salud, insensibilidad emocional y dulces sueños!


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Anuncios
comentarios
  1. […] de escribir esa página en el diario, Sara se tomó una pastilla para dormir y se olvidó del asunto. Dejó de escribir por mucho tiempo en su diario. Me pregunto por qué le […]

    Le gusta a 1 persona

  2. […] me darás un terrenito en las nubes? […]

    Me gusta

  3. […] cierta cantidad de material radiactivo, planean procesarlo y convertirlo en un potente veneno. El veneno será almacenado en los cuerpos de las exiliadas, para luego enviar a una cucaracha por cada ser […]

    Le gusta a 1 persona

  4. grojol dice:

    No sé de estadísticas sobre el tema, pero sí intuyo que este mercado de la felicidad legal está en alza y terminará enganchando a la mayor parte de la humanidad. ¿Quién no va a disfrutar de la vida con su propia benzodiazepina?
    Salud, que ya es suficiente.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s