La Santa Tragedia

Publicado: 18/12/2014 en Las Hermanas Encapuchadas
Etiquetas:,

79164BL

La Tragedia es como La Muerte, pero vestida de azul. La Tragedia vaga por La Tierra buscando a la gente feliz y conforme. Ella no usa armas para su labor, usa a sus mascotas. A veces lleva un búho cegatón que se posa sobre quien sea. La Tragedia prefiere creer que su búho huele la felicidad, por lo que ataca al desafortunado ser sobre el que se pose la torpe avechucha.

La Tragedia se vale de lo que sea para cumplir su objetivo: alimentarse. Su dieta consiste en beber las lágrimas más amargas del mundo, aquellas motivadas por la desdicha sorpresiva. Mientras más feliz y conforme haya estado la persona antes de que La Tragedia la toque, más amargas serán sus lágrimas, lo que hará que ella disfrute más de su bebida.

La Tragedia a veces hace alianzas o se aprovecha de los descuidos de sus hermanas: La Suerte, La Muerte y La Pasión. Por ejemplo, a veces altera la lista de víctimas de La Muerte, para alimentarse de las lágrimas de sus familiares y amigos. Hay ocasiones en que la gente pierde la prudencia por la ceguera que producen los golpes de suerte o las pasiones desenfrenadas. Entonces a La Tragedia le basta con poner el pie o soplar un poco para causar accidentes y desmanes.

Usted que me lee, se preguntará: ¿cómo es que el que escribió esto sabe tanto sobre La Tragedia? Verá usted, un día —no entraré en detalles, al menos no esta vez— La Pasión se enamoró de mí. Como era de esperarse, cedí a sus encantos, nadie puede resistírsele. Mientras hacíamos el amor, le pedí —bajando el ritmo— que me cuente uno de sus más sagrados secretos. Ella, desesperada por lograr su clímax, me pidió que siguiera. Me negué rotundamente hasta que cumpliera lo que le pedí. La Pasión me reveló que para evitar que La Tragedia se te acerque hay que alejarse de los animales, porque pueden ser alguna de las mascotas de su hermana. También me dijo que hay que quejarse por todo. Frases como “lo tengo todo” o “rayos, me siento satisfecho”, están malditas. Son como llamados a gritos para atraer a La Tragedia. Las quejas producen el efecto contrario, la alejan.

Una vez que La Pasión me contó el secreto de su hermana, me pidió que no lo divulgara —algo que, por supuesto, no lograría cumplir—. Desde entonces me quejo de todo, hasta de lo que marcha bien. Y al parecer ha funcionado.

Desde que hice el amor con La Pasión aquella vez, soy capaz de ver a las cuatro Hermanas Encapuchadas deambular de aquí para allá. Si llego a ver a La Tragedia cerca de mí, o de alguien que me importa, comienzo a quejarme y a maldecir hasta por la más insignificante de las cosas. Entonces ella agarra su mascota de turno y se desaparece del lugar, haciendo una reverencia muy ensayada.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

comentarios
  1. Jajaja me hizo recordar a un par de personas, de esas que mantengo al margen de mi vida porque sus quejas y congojas me roban energía, pero efectivamente parece que pese a su mala actitud, todo les sale bien.
    Abrazo Donovan

    Le gusta a 1 persona

  2. […] La Santa Tragedia 2014-12-18 […]

    Me gusta

  3. Collier dice:

    Curiosa historia y con tu encanto personal.

    Le gusta a 1 persona

  4. antoncaes dice:

    Reblogueó esto en velehayy comentado:
    Un cuento muy enigmatico que te engancha hasta la última linea, muy bien narrado. Muy interesante y ameno para leer

    Le gusta a 1 persona

  5. antoncaes dice:

    Muy interesante, me gusta he de reconocer que tiene un enigmático poder que encandila. con tu permiso lo voy a rebloguear. Saludos

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s