La acechadora devota

Publicado: 21/02/2015 en Las Hermanas Encapuchadas
Etiquetas:,

553704_3522337497114_1232377681_33467732_122884743_n

Marisela trabaja como medidora de riesgos en un banco de su pequeña ciudad. Es una trabajadora ejemplar que lleva 7 años en la empresa, ascendiendo de puesto en puesto. Marisela es muy educada, vegana en todo su estilo de vida, amante de su familia y madre de un niño de 4 años. Marisela no tiene hobbies, hasta donde saben los demás, que sólo la ven ir del trabajo a la casa y de la casa al trabajo.

Pero yo la veo todos los días, siempre a la misma hora. Acechando. Cazando. Susurrando. Marisela, desde niña, amó todo aquello que requiriera tino: los dardos, las flechas, las balas, las miras de precisión. Ella siempre pensaba en miras, siempre.

Una tarde, a sus dieciséis, llegó al colegio muy contrariada de ver el abuso de chicos contra chicos. Abuso que pocas veces le tocó a ella, veces que, sin embargo, la ayudaron a sentir en carne propia la desdicha del encierro en aquella institución.

¡Y entonces pasó! Tuvo una visión de ella en la torre del reloj del colegio, día lunes por la mañana, en pleno acto cívico. Ella vestida de negro, como asesina de videojuego, con un arco, escondida detrás de la campana. Y comenzó a ver en la cabeza de cada abusón una mira, en el temporal derecho.  Los abusados no tenían nada, la mira era como una marca de tragedia para el opresor. Ella se vio a sí misma en la torre, poseída por un frenesí fantástico, lanzando flechas a ciegas, flechas que llegaban a las marcas como atraídas magnéticamente. Luego de muertos todos los abusones, en el centro del patio, apareció la Santa Tragedia haciendo una reverencia. Luego Marisela salió de su trance visionario, sin saber cómo llegó a aparecer sentada en su aula, en la tercera hora de clases, sin que nadie note su ensimismamiento.

***

Con los años Marisela se volvió una mujer luchadora y ejemplar, a la vez que una víctima del acoso de la Tragedia: viuda a los 25 años, luego de 3 de casada. Marisela estaba enojada con la santa que le permitió la visión en el colegio —visión que, hasta ahora, ha sido el éxtasis más grande de su existencia, y eso que llevaba con su marido una vida sexual excelente—.

Marisela quiso venganza. Ahorró por años y, clandestinamente, compró un rifle de francotirador y empezó su venganza contra la santa que se llevó a su amado marido y amante. Y empezó lo que sería un ritual en su vida.

Cada día, a las 21 horas, en la azotea del edificio donde vive, Marisela sale durante 21 minutos a hacer siempre lo mismo. Con la mira vigila a personas que cometen todo tipo de pecados, los sigue, les apunta en la cabeza y, luego de recitar una silenciosa formulación de cargos, emite su veredicto: ¡culpable! Acto seguido, luego de invocar a la Santa Tragedia con un rezo, presiona el gatillo y le da a la víctima elegida con una bala de salva en la cabeza, justo en la frente,  quedando inscrita con las siglas AST (arrebatados a la Santa Tragedia). La Santa Tragedia  luego de ver lo que pudo ser una tragedia magistral de una loca acechadora, se horroriza. Cada vez que ve el infame espectáculo se siente profundamente torturada y, en secreto, ríen sus hermanas.

Cada noche, luego de los 21 minutos de su ritual, Marisela regresa a su casa con todos sus implementos y se siente feliz de torturar un poco a aquella que también tortura a diario a la humanidad entera con sus trampas.

***

Durante cada noche la Santa Tragedia susurra al oído de Marisela frases de misantropía y resentimiento, para ver si, por algún efecto subliminal, por fin se decide a matar a aquellos que acecha tras la mira de un arma.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

comentarios
  1. Espectacular, me encanta como escribes y el giro que le diste a esta historia.
    Será que podremos burlar a la santa muerte como Marisela se burla a diario de la santa tragedia?
    Espero con ansias leer sobre la santa suerte y la santa muerte.

    Le gusta a 2 personas

  2. Linda Ponce dice:

    Me gusta tu tono y el final me encantó. Muchos saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegra que te gustara.

      Si ese te gustó, espera a que conozcas a La Santa Tragedia (cuando sientas curiosidad puedes darle click a los enlaces, éstos te llavarán a otros relatos, algunos explicativos 😉 ) … Esta dimensión tiene mucho de laberinto 😉

      Un abrazo.

      Me gusta

  3. srajumbo dice:

    Valiente Marisela siendo capaz de jugar así con ella, más de uno disparariamos algo más que un aviso.

    Le gusta a 1 persona

  4. Buenísimo. Me ha impactado…

    Le gusta a 1 persona

  5. Cuanta inocente oscuridad se puede leer en este texto, caray. Aunque, ¿sabes? estoy intrigado. ¿Por qué está este texto vinculado a otros – con links -? ¿Es parte de una serie o aludes a elementos de tu universo literario? Como sea, me gustó.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Daniel… Es un gusto ver caras nuevas pasearse por esta dimensión de relatos y poesía 😀

      Y pues, con respecto a tu intriga, yo siempre suelo poner links para ampliar un relato, pueden llevarte a canciones, a artículos o a otros relatos. En este caso los coloqué por la segunda razón que mencionas: aludo a otros elementos de una de mis muchas temáticas. En este caso: Las Hermanas encapuchadas (La Santa Muerte, La Santa Tragedia, La Santa Pasión y La Santa Suerte)…

      Te invito, si te gusta leer, a pasar por los links y a todos los relatos que desees, siéntete como en tu casa.

      Un saludo afectuoso desde Guayaquil… 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s