Los tres fugitivos III

Publicado: 05/01/2022 en Relatos de otra dimensión
Etiquetas:, , , , , , , , ,
«Inside the Large Hadron Collider», por John Smith (CC0)

Habían pasado casi diez años desde que Lucca empezó a aprender del amuleto rosacruz que su hermano Dimitri le obsequió. Durante ese tiempo la niña, que ya era una mujer de baja estatura, delgada y de facciones delicadas, se dedicó a estudiar con éxito los principios de la física cuántica y su aplicación en el mundo macroscópico. Con ese conocimiento, comenzó a experimentar con pequeñas partículas dentro de la cantimplora prisión de su hermano.

Consiguió usar sus conocimientos de alquimia para lograr diferentes efectos a nivel subatómico. Primero logró la superposición cuántica, es decir, hacer que la misma partícula estuviera en dos lugares al mismo tiempo. Posteriormente, logró el entrelazamiento cuántico de dos partículas, es decir, logró atar dos partículas y hacer que los efectos sobre una también le sucedieran a la otra sin importar la distancia entre ellas.

Lo que no había logrado, ni con su década de entrenamiento, fue teletransportar una partícula de un punto A hacia un punto B en el espacio. Se dio cuenta, además, el complicado progreso de sus experimentos se debía al limitado acceso a fuentes de energía. Por lo que decidió trabajar en un generador que solucionara dicho inconveniente. Sin embargo, había un problema. La cantimplora prisión tenía un espacio limitado que hace mucho le había quedado pequeño a Lucca. Dicha necesidad la llevó a desviarse, durante algunos años, del objetivo de sus entrenamientos y experimentos. Paró los estudios a nivel subatómico y empezó a desarrollar un amplificador alquímico como el que mostraba el amuleto, uno como el que usaban los antiguos Caballeros rosacruces.

***

Dimitri continuaba sus labores como miembro de las Tropas de la muerte. Durante la década en que su hermana entrenaba, él se encargó de que no le faltara nada allí dentro. Además, siempre tenía cuidado de sacarla cierta cantidad de tiempo al exterior para que respirara aire fresco, hiciera algo de ejercicio y tomara la luz del sol. Fue un día como esos, en el exterior, que Lucca tuvo la idea de desarrollar un núcleo para su piedra filosofal incompleta. Decidió copiar el mismo mecanismo del sol, por lo que empezó a construir un generador de fisión nuclear en su piedra.

Cuando el generador quedó instalado, Lucca continuó con sus experimentos y perfeccionó la aplicación de la superposición y entrelazamiento cuántico. Además, por fin, avanzó un paso en su plan. Había encontrado la forma de teletransportar fotones de un lugar a otro dentro de la cantimplora prisión. El siguiente paso era, según sus investigaciones, la teletransportación de fotones desde dentro de la cantimplora hacia el exterior.

Eso parecía imposible por dos motivos. El primero era que la teletransportación solo podía lograrse a distancias muy pequeñas que solo eran significativas a nivel subatómico. El segundo, y tal vez el más complicado, era que la cantimplora prisión era una dimensión de bolsillo creada mediante el vudú. Por tanto, Lucca llegó a una conclusión importante. Teorizó que si lograba teletransportar un fotón fuera de la cantimplora, en teoría, era lo mismo que sacar una partícula fuera de la barrera mortal de la Isla de Orión. Eso reforzó su convicción y decidió mejorar su piedra filosofal para usar la energía de forma más eficiente y lograr lo que, en ese momento, parecía imposible.

***

—Hermano, ¿puedes hablar?—dijo Lucca, usando su poder de telepatía.

—Sí, aún sigue siendo de madrugada —respondió Dimitri—. ¿Otra vez perdiste la noción del tiempo?

—No, hermano. Sabes que desde que construí el reloj atómico, ya no me pasan esas cosas —respondió Lucca—. Es solo que creo que ya solucioné el problema y necesito hacer otro experimento.

—¡No otra vez, Lucca! —respondió un enojado Dimitri—. ¡Es la quinta vez que crees tener la respuesta, ya se me acabaron las excusas para salir del cuartel general!

—Lo siento mucho, hermano —respondió Lucca, con tristeza en su voz—. Es solo que, luego de mejorar mi piedra, los cálculos están cada vez más rápido. Pero está bien, esperaré hasta que puedas salir del cuartel.

—Sabes que te apoyo —dijo Dimitri, intentando calmarse y no descargar la frustración del día sobre su hermana—. Voy a hacerlo de nuevo.

—No, hermano, esa técnica no —rogó Lucca—. ¡Te causa mucho dolor!

Dimitri no escuchó el ruego de su hermana y empezó a recitar un conjuro en voz muy baja. De repente, apareció un segundo Dimitri en la habitación.

—¡Basta, hermano! —dijo Lucca, mientras veía a Dimitri retorcerse del dolor en el suelo.

—Necesitas hacer ese experimento, ¿no? —respondió Dimitri, bajo un evidente sufrimiento—. ¡Hay que hacer lo que es necesario!

Ella no dijo nada, sabía el dolor que producía la técnica de doppelganger de su hermano y no podía perder el tiempo.

—¡Está bien, hermano! —gritó telepáticamente—. Te prometo que valdrá la pena, deja a la copia y vamos.

Dimitri había aprendido una técnica que, a cambio de un intenso dolor físico, le permitía a un practicante de vudú crear una copia de su cuerpo para ser usada en situaciones estratégicas. Así que, dado que toda la conversación entre él y Lucca fue telepática, y que la copia de Dimitri distraería a los demás soldados en su ausencia, la pareja de hermanos pasó desapercibida y se dirigió a una cueva. Lucca necesitaba un lugar completamente oscuro para probar los resultados del nuevo experimento. La joven mujer hizo todo con mucha precisión pero con mucha prisa. Sabía que mientras más tiempo pasaba, más sufría su hermano al mantener activa su copia en el cuartel general. Así que salió de la cantimplora prisión de Dimitri y aplicó alquimia medicinal sobre su hermano para ayudarle, en algo, a resistir el dolor.

La joven mujer hizo unos extraños movimientos con sus manos y, usando su aura, encendió su piedra filosofal y sacó de ella unos extraños aparatos de medición y los colocó en las paredes de la cueva. Luego volvió dentro de la cantimplora y comenzó el experimento. Usó todas las energías acumuladas en su piedra para envolver un fotón con aura concentrada y, aplicando su conocimiento alquímico, lo hizo desaparecer del interior de la cantimplora. Hecho esto, Lucca salió a revisar los medidores de la cueva y saltó de la emoción.

—¡Lo logramos, hermano! —gritó Lucca, visiblemente emocionada.

—¡Bien! Luego me explicas los resultados. ¡Volvamos! —dijo Dimitri, bastante demacrado y desgastado a causa del dolor y la exagerada cantidad de sed de sangre que gastaba la técnica de doppelganger.

Emprendieron el camino de regreso mientras Lucca le explicó a su hermano que los medidores de la cueva detectaron la presencia de un fotón dentro de la cueva oscura. Lo que significaba que, efectivamente, había logrado teletransportar una partícula desde dentro de una dimensión de bolsillo hacia el exterior. También le explicó que, pese a los resultados positivos, había logrado confirmar dos de sus más grandes temores. El primero era que, tal como sospechaba, la energía de la piedra filosofal aún era insuficiente para el proceso. Eso provocó que, por culpa del exigente consumo energético, los sistemas internos terminaran fundidos, arruinando permanentemente su piedra. El segundo temor derivaba del primero. Si teletransportar una sola partícula excedió las capacidades de su piedra filosofal incompleta, ¿cómo transportaría un cuerpo humano, compuesto de una enorme cantidad de partículas?

***

Pasó un par de años luego del experimento exitoso con el fotón en la cueva. Dimitri había aprendido a reducir el dolor que provocaba la técnica de doppelganger, pudiendo usarla incluso en batalla. Lucca, por su parte, había construido su nueva piedra filosofal incompleta conocida como el Reactor. Esta piedra, fruto de sus nuevos entrenamientos y experimentos, consistía en un gran espacio interior que funcionaba como laboratorio. Aparte, separó un espacio para vivir su encierro perpetuo dentro de la piedra y ya no en la cantimplora de su hermano. Ahora contaba con luz solar propia gracias al núcleo especial del Reactor, que era un pequeño sol que iluminaba el interior de su piedra y proveía de energía a todos sus equipos.

Eso era un alivio para Dimitri, no solo porque pudo despejar la habitación de su hermana en su cantimplora, lo que aumentaba el espacio disponible; sino que, además, ya no tenía que correr riesgo saliendo del cuartel general de las Tropas de la muerte, dado que su hermana ya no necesitaba el sol del exterior y podía hacer sus experimentos dentro de su piedra. Pese a ello, cada vez que podía, Dimitri sacaba a su hermana a tomar aire fresco y a conversar.

Con el tiempo, Lucca pudo realizar experimentos que la llevaron a pasar de teletransportar un solo fotón a hacerlo con granos de polvo, compuestos por trillones de partículas. La piedra filosofal efectuaba todos los cálculos y brindaba la energía necesaria para realizar, con relativa facilidad, el proceso de transportar los granos de polvo. El penúltimo paso estaba cerca y consistía en transportar seres vivos desde dentro de su piedra hacia afuera de la cantimplora de su hermano. Luego de meditar en el progreso de su investigación y experimentación, quedó mucho más convencida de la certeza de su teoría cuántica. Se sentía segura de poder lograr los resultados deseados, es decir, teletransportarse junto a su hermano hacia el exterior de la barrera mortal de la Isla de Orión.

comentarios
  1. […] Para leer las partes anteriores:– Los tres fugitivos I– Los tres fugitivos II– Los tres fugitivos III […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s