Posts etiquetados ‘23’

Inicio, rutina…

Publicado: 01/08/2017 en Poesía
Etiquetas:, , , ,
adrian-flores-70558

«Bike» por Adrian Flores (CCBY)

 

Salgo de casa una vez más.

Media hora antes, porque empiezo a aprender la paciencia.

Una piedra alumbra mi horizonte.

Y una estrella me anima a seguir.

 

Y pienso que salir media hora antes lo ha cambiado todo.

Puedo ver a otros habitantes de la acera.

El barrendero concentrado, el ciclista anciano.

Y una estrella me anima a sonreír.

 

Recuerdo un alma mientras veo a la naturaleza fluir.

Aquellas abejas y aquellas pequeñas flores

ya las había regalado antes.

Y una estrella me anima a vivir.

 

Los carros se detienen, es mi turno de fluir.

Pienso en esa alma y en la conjunción de opuestos.

Miro el tatuaje de mi brazo derecho.

Y una estrella me anima a luchar.

 

Si hubiera llegado media hora antes

hubiera podido ver el mercado ambulante.

 Pienso en tantas cosas, en ángeles caídos y humanos redimidos.

Y una estrella me anima a ser invencible.

 

Y una estrella…

Y una…

Y

Un número…una hora… un susurro…

La estrella puede tomar cualquier forma

y la forma de hoy es la alegría.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Anuncios

Originalmente publicado en: Blog de Salto al reverso

Existe un ritual de alquimia conocido como magia lunar. El ritual consiste en una complicada serie de pasos cuya finalidad es la unión sagrada de dos almas. Los seres que inician el ritual suelen estar separados por grandes distancias en el mundo material, por lo que su deseo más profundo es poder eliminar dicha distancia mediante el contacto en el plano astral.

Los ingredientes para este ritual son tan difíciles de conseguir que muchos entendidos consideran que su ejecución es prácticamente imposible, llegando incluso a comparar su dificultad con la de la fabricación de la piedra filosofal. La magia lunar solo puede llevarse a cabo por dos seres que hayan alcanzado un despertar suficientemente profundo como para tener no solo conocimiento de sí mismos, sino también  de la existencia, naturaleza y manejo de su propia alma.

El ritual empieza con el contacto entre dos seres que son al mismo tiempo materiales y receptores de la magia lunar. Una vez establecido el contacto, las parejas necesitan desarrollar una intimidad emocional profunda. Cuando dicha intimidad está consolidada, el siguiente paso consiste en declarar embajadas en el cuerpo de la pareja. Las embajadas se manifiestan físicamente en forma de lunares que aparecen en zonas cercanas al pecho. Las embajadas son a la vez un lugar y una antena. Son un lugar porque allí se recibe al compañero cuando va de visita, y son una antena porque emiten señales astrales que son la base del ritual.

Una vez establecidas las embajadas en el cuerpo de la pareja, el siguiente paso es usarlas para profundizar aún más la intimidad ya lograda. Empieza, entonces, un proceso de sincronización mental y emocional. Durante dicha sincronización, ambos seres empiezan a conocerse de una manera más elevada. No son raros los casos en que las parejas iniciadas en el ritual se terminan contando sus vidas completas, sus miedos más profundos, sus sueños más fervientes. El final de este paso ocurre cuando los dos seres terminan conociéndose entre sí casi en la misma medida en que se conocen a sí mismos. Está de más decir que no todas las parejas pueden lograr dicho grado de intimidad mental y emocional. Tampoco son raros los casos en los que, por este motivo, ocurre un rechazo de la embajada y el ritual se echa a perder.

Si las parejas logran superar los obstáculos y edificar la intimidad antes descrita, mediante el desarrollo de un vínculo de amor profundo y verdadero, las embajadas quedan listas para el siguiente paso. Una vez han alcanzado todo su potencial, las embajadas pueden usar la luna más cercana que tengan como antena amplificadora para la manifestación más poderosa de la magia lunar. Esta consiste en el envío simultáneo y sincronizado de señales desde la embajada de cada miembro de la pareja hacia la luna más cercana. La luna, al amplificar las señales, se convierte en una habitación astral a la que acceden las almas de las parejas para encontrarse y establecer contacto presencial. A su vez, dado que no solo las almas están conectadas sino también los cuerpos, las parejas pueden experimentar físicamente el contacto que tienen en la habitación astral.

Las sensaciones físicas derivadas de un contacto astral son imposibles sin la intervención de los efectos de la magia lunar. La magia lunar también potencia los efectos de la comunicación entre los seres participantes, por lo que no es raro que estos, con el tiempo, terminen implementando su propio código de símbolos que solamente ellos entienden. Algunas parejas incluso desarrollan su propio idioma.

Cuando los participantes logran la manifestación más poderosa de un ritual de magia lunar, terminan estableciendo entre ellos una unión sagrada conocida como Hieros gamos. El Hieros gamos es el único proceso de alquimia capaz de convertir a dos seres incompletos en dos seres completos. Es decir, la práctica continua de la magia lunar logra que los seres participantes evolucionen. El Hieros gamos no fusiona a dos seres incompletos para formar un ser completo,  sino que consigue explotar el potencial del alma de cada uno, dando como resultado dos seres completos, independientes en sus respectivos planos materiales.

Dado que el Hieros gamos es una herramienta de evolución, la raza de seres interdimensionales conocida como Los Limitantes se dedicó a perseguir y a castigar dicha práctica. Por este motivo, la magia lunar está casi extinta y su práctica actual se realiza desde la clandestinidad.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Originalmente publicado en: Blog de Salto al reverso

I

Por cada canción viva en este mundo, en otra dimensión existe una persona.

Cuando una canción muere en este mundo, a causa del olvido,

la persona equivalente desaparece allá.

 

En el mundo de las canciones se dedican personas.

Cuando una canción le dedica tu persona a otra

ésta se pone muy contenta y pega brincos hasta el cielo.

 

II

En otra dimensión, muy distinta a esta,

un hombre pequeñito hace un picnic

luego de caminar por un valle exuberante y hermoso.

 

El paisaje está poblado por largas y castañas plantas.

Aunque son enredaderas, están muy lacias y sueltas.

El hombre pequeñito disfruta de pasar sus manos por ellas.

 

III

Una canción suena, el hombre pequeñito silba luego de su picnic.

El valle tiene forma de pabellón. El hombre pequeñito silba feliz.

El valle se eriza. El valle sueña. El valle duerme contento.

 

El silbido es una canción nueva.

Una canción pequeñita acaba de aparecer en este mundo.

Una persona equivalente acaba de nacer en el mundo de las canciones.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Ojo planeta

Publicado: 28/10/2016 en Poesía
Etiquetas:, , , ,

Originalmente publicado en: El triángulo de las lecturas

f6db2a0d106a44ecf45c85a4cebccbbb

Imagen por: Crusher

El veintitrés me hace pensar

en un planeta

que es todo mar.

 

Y yo flotando allí,

viendo el abismo

que es su pupila.

 

El agua corre hacia el abismo,

pero nunca se acaba.

Tampoco me arrastra.

 

Podría ver eternamente como cae el agua,

y escuchar la paz.

Y ser feliz con ella.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5