Posts etiquetados ‘alquimista del mar’

«Royal tomb», CC0

Para sorpresa del Alquimista marino, ningún enemigo se cruzó en el camino y llegaron fácilmente a su destino gracias a la llave de la aldea.

—No tengo autorización para traer a nadie a este lugar. Necesitaré que te ocultes en la Concha marina —mientras decía esto, con un rápido movimiento y sin darle tiempo a reaccionar, el Alquimista marino atrapó a su hijo en su piedra filosofal, dejándolo como mero espectador desde ese momento en adelante.

—¡Maldición, viejo! ¡Eso no se hace! —protestó un resignado Alquimista del mar, que se sentó en lo que parecía la cabina de un submarino con pantallas hacia el exterior—. Supongo que me dedicaré a explorar el interior de la piedra del viejo.

Mientras que el interior de la Perla Negra era solo una gran habitación, el de la Concha marina era como una especie de búnker con muchas habitaciones donde el Alqumista marino guardaba no solamente ánima, sino también espectros, sed de sangre y otros artefactos recolectados de toda una vida de estudio sobre la alquimia y el vudú. Pero lo que más le sorprendió fue ver las sofisticadas instalaciones médicas y de entrenamiento. En ese momento, el Alquimista del mar comprendió la diferencia de poder entre su padre y él, y supo que necesitaría muchísimo entrenamiento para construir una piedra filosofal igual de compleja.

***

El Alquimista del mar podía ver todo lo que pasaba en el exterior pese a que la Concha marina estaba en el bolsillo del pantalón de su padre. Cuando el Alquimista marino se adentró en la aldea, se empezaron a escuchar llantos en cada casa. Se oían saludos y reverencias, pero todas acompañadas con un llanto desgarrador. Finalmente, se acercó hasta el palacio y el rey le dio la bienvenida.

—Es una gran alegría y una gran desdicha verte, viejo amigo de mi padre —dijo el rey de la Aldea de los exiliados, esforzándose por no romper en llanto también—. Vienes a cobrar tu favor, ¿verdad?

El Alquimista marino asintió con la cabeza.

—¿Qué favor vas a pedir a la realeza?

—Quiero que me fabriquen un sarcófago de los reyes —respondió el alquimista.

—Sí, lo imaginé —dijo el rey mientas rompía en llanto—. Mi padre nunca debió contarte sobre eso. Por eso estábamos exiliados en primer lugar, para que nadie nos obligara de nuevo a darle de los tesoros de uso exclusivo de la familia real.

—Pero tu padre lo prometió —dijo el Alquimista marino mientras mostraba la llave de la aldea—. ¡Así que no es una obligación, sino el cumplimiento de una promesa real!

—Lo sé. No tienes la culpa, nadie te dio más información que el poder curativo del sarcófago, es natural que lo pidas —dijo el rey, llorando de una forma más resignada—. ¡Que se hagan los preparativos!

Los sirvientes del rey desvistieron al Alquimista marino y lo pusieron a dormir en los aposentos reales. Le dieron los mismos cuidados que se le darían al rey. El Alquimista del mar observaba todo desde dentro de la Concha marina, sin poder interactuar de forma alguna, pero solo lograba ver a su padre durmiendo.

***

Al terminar los preparativos, el Alquimista marino y todas sus pertenencias fueron trasladados al interior de un cuarto ceremonial. Desde allí, su hijo pudo ver el ritual que su padre ignoraba al seguir durmiendo. El sacerdote, llorando, empezó a traer a un grupo de mujeres de diferentes edades y con los ojos vendados. La mayor de ellas era la primera hija del rey, las otras eran las primeras hijas de cada uno de los príncipes. Las más pequeñas formaron un círculo alrededor del Alquimista marino, la mayor se sentó sobre su cuerpo y empezó a llorar mientras recitaba un conjuro de mahou. Cuando terminó, las niñas que formaban el círculo empezaron a llorar y a repetir, una por una, el mismo conjuro.

Cuando la última de las niñas recitó el conjuro, todas empezaron a desmayarse y a desintegrarse. La materia y vida de cada uno de los sacrificios humanos empezó a formar una bruma gris que envolvió al Alquimista marino y se materializó con la forma de un sarcófago alrededor de su cuerpo. El Alquimista del mar estaba muy perturbado por lo que acababa de presenciar. Finalmente, el sumo sacerdote, que era el mismo rey, lloró amargamente sobre el sarcófago que hasta hace unos instantes eran su hija y sus nietas. Las lágrimas genuinas del sacerdote eran el último ingrediente para activar el sarcófago, que empezó a brillar como si estuviera al rojo vivo y emanaba un humo rojo con olor a sangre, indicando que el proceso de renovación del cuerpo del Alquimista marino estaba ocurriendo en ese preciso instante.

Cuando el proceso terminó, el sarcófago se empezó a cuartear y el Alquimista marino salió de la misma forma que un polluelo rompe el huevo al nacer. El Alquimista del mar, aún no podía procesar todo lo que acababa de ver. El Alquimista Marino, por su parte, dio las gracias y se despidió del rey que lloraba desconsoladamente sobre los restos del sarcófago.

***

Al salir de la Aldea de los exiliados, el Alquimista marino liberó a su hijo del interior de la Concha marina. En cuanto salió, el Alquimista del mar le propinó un puñetazo al rostro de su padre mientras lo miraba con asco.

—¿Por qué tanta furia, muchacho? —respondió un frío e inmutable Alquimista Marino.

—¿¡Acaso no sabías lo que iba a costar el favor que pediste!? —gritó el Alquimista del mar.

—Nunca pregunté los detalles, Thomas —dijo su padre, mientras se limpiaba la sangre del labio roto que le dejó el golpe—. Prefiero no saber.

—¿Prefieres no saber? —el Alquimista del mar se llenó de indignación e intentó golpear de nuevo a su padre, que se defendió con una sola mano y mandó a volar a su hijo contra un árbol que se agrietó por el impacto.

—No necesito saber detalles innecesarios que puedan contaminarme —replicó el Alquimista marino—. ¡Como alquimista deberías conocer el valor de mantener la pureza del alma!

—¿A eso le llamas pureza? ¡Asesinaron niñas para restaurar tu cuerpo! —gritó el golpeado alquimista, con sangre y lágrimas en el rostro—. ¿¡Acaso crees que tu pureza o tu vida valen más que la de esas niñas!?

—No lo entenderías, Thomas. La visión que tienes en tu collar es más amplia de lo que crees, y yo debo cumplir un rol en ella —respondió el Alquimista marino, ocultando el dolor que sentía al enterarse del asunto de las niñas sacrificadas.

—¡A la mierda la maldita visión! —gritó un enfurecido Thomas, mientras se incorporaba para intentar darle otro golpe a su padre.

Dimitri me dijo que yo ayudaría a evitar la invasión —dijo el Alquimista marino—. ¡Mi vida vale más que la de esas niñas porque si no cumplo mi misión, morirán millones!

—No has cambiado nada, viejo —el Alquimista del mar intentó darle otro golpe a su padre, que volvió a defenderse con una sola mano; impactándolo contra el mismo árbol, que terminó por romperse.

El Alquimista marino no dijo palabra alguna.

—¡Me das asco, viejo! Me agradabas más cuando estabas lisiado —gritó el Alquimista del mar, mientras miraba con repulsión a su padre, que estaba completamente sano y se veía incluso más joven que él.