Posts etiquetados ‘literatura’

Originalmente publicado en: Blog de Salto al reverso

'2'_Dharma_Wheel,_The_Wheel_of_Life_at_Sun_Temple_Konark,_Orissa_India_February_2014

 Imagen: Wikicommons

“El precio de los errores se paga al morir. No hay juez ni orden, solo la rueda del dharma. Los actos de una persona generan en su aura una energía denominada karma, que puede ser positiva o negativa. Cuando una persona muere, las energías positivas y negativas se suman. Dependiendo del resultado, y de su magnitud, se define el destino de su siguiente vida. La rueda del dharma no tiene conciencia, es tan solo un filtro que lee los datos anotados en el aura.

El secreto de la alquimia kármica radica en manipular el flujo del karma negativo fuera del aura propia, contaminando el destino de otro para mantener un saldo positivo en el propio.” Bases de la alquimia sagrada, página 34.

Este libro cada vez me intriga más. Estoy empezando a obtener las respuestas que he buscado. Llevo poco tiempo observando a cierto individuo que escapó de un manicomio. Desde que supe de ese caso de cambio de cuerpos, monitoreo señales extrañas y evasivas de otros criminales que han escapado a los radares del CCEK. Estoy casi seguro de que estas personas buscan la simple vida eterna, sin saber el potencial del poder que utilizan.

Analizando estos extraños escritos, empiezo a creer que es posible la transferencia de conciencias de una dimensión a otra. Pronto podré empezar con mi experimento #1.

.

.

.

Reportó para ustedes, el #21.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

“El hombre es una especie narcisista por naturaleza, hemos colonizado hasta el último rincón de nuestro planeta, no somos la cúspide de la llamada evolución. Ese honor le corresponde a la cucaracha, capaz de vivir durante meses sin alimento y durante semanas si le arrancas la cabeza. Resiste la radiación. Si dios se ha creado a si mismo a su imagen y semejanza, entonces yo declaro que Dios es una cucaracha.” Mohinder Suresh

La estructura social y hábitos de las cucarachas son muy diferentes de lo que conocemos. La verdadera naturaleza de las cucarachas no la conoce nadie, salvo yo, que las observo desde el principio de los tiempos. Las cucarachas, gracias a su maravilloso cuerpo, han logrado evolucionar a pasos agigantados. Hace ya millones de años que desarrollaron su conciencia y su inteligencia. Han coexistido silenciosamente con la raza humana, llegando incluso a aprender su lenguaje escrito en cientos de idiomas. Sin embargo, no han logrado desarrollar su tecnología a un nivel comparable al de ellos, debido, más que nada, a su tamaño.

Sin embargo, usted que me lee, se preguntará: ¿cómo es posible que eso sea verdad, si las cucarachas parecen ser seres torpes y relativamente indefensos ante nosotros? Pues bien, resulta que las cucarachas que deambulan en la superficie son las exiliadas de la sociedad de las cucarachas.

Las cucarachas viven organizadas debajo de la tierra. Tienen una sociedad compleja y desarrollada. Las cucarachas que cometen crímenes atroces, o aquellas reincidentes de crímenes menores, son condenadas a una degradación genética que atrofia sus capacidades mentales y las de sus descendientes. Luego son enviadas a la superficie, a la penosa condena de convivir con los humanos y comer de sus desechos.

Las cucarachas de debajo de la tierra llegaron a percatarse del daño que la raza humana causa al planeta. Las sociedad de las cucarachas pasó mucho tiempo pensando y planeando que hacer ante tal amenaza. Sus líderes convocaron a sus mentes más brillantes para buscar una solución. Sin embargo, debido al retraso tecnológico de su sociedad, era poco lo que podían hacer. Fue entonces que se organizó una búsqueda incesante de conocimiento por parte de las cucarachas. Enviaron infinidad de soldados a infiltrarse en bibliotecas humanas para robar libros que pudieran darles una pista de cómo cambiar el destino del planeta.

Eventualmente aprendieron a controlar las mentes de las cucarachas exiliadas. De esta forma aceleraron su trabajo de recolección de datos. 

Leyeron y leyeron. Pensaron y pensaron. Debatieron y debatieron. Hasta que llegaron a una conclusión: la única manera de salvar al planeta de los seres humanos, es deshaciéndose de ellos.

El plan de las cucarachas consiste básicamente en una intoxicación programada, sistemática y rápida de todos los humanos. Tienen planeado asaltar poco a poco los cuarteles militares que posean ojivas nucleares, usando la mano de obra de las cucarachas exiliadas controladas mentalmente. Luego de reunir cierta cantidad de material radiactivo, planean procesarlo y convertirlo en un potente veneno. El veneno será almacenado en los cuerpos de las exiliadas, para luego enviar a una cucaracha por cada ser humano existente, más refuerzos (la población mundial de cucarachas da para eso y más). Las cucarachas tienen previsto que será casi imposible sincronizar el ataque para que todos los humanos mueran al mismo tiempo, o que puedan realmente inocular el veneno con éxito a todos. Así que planean dividir la intoxicación masiva en etapas: primero los médicos, para que su ausencia impida el tratamiento del resto de la población; luego militares y policía, para que su ausencia provoque caos y los humanos empiecen a destruirse a sí mismos. Finalmente, con la población general vulnerable, podrán eliminar fácilmente a aquellos que no pudieron ser inoculados, dispersando el veneno por el aire.

Los líderes de la sociedad de las cucarachas consideran que ese es el mejor plan de acción, puesto que si liberaran el veneno por el aire sin antes eliminar a los médicos, militares y policía, los humanos tal vez podrían organizar un contraataque o protegerse. Tampoco desean hacer explotar las ojivas nucleares, puesto que su objetivo secundario es apoderarse de lo que consideran lo único notable de la humanidad: su tecnología.

Así las cucarachas planean, organizan y ejecutan su plan poco a poco, esperando el momento oportuno para deshacerse de los seres humanos.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Tortura onírica

Publicado: 28/05/2016 en Poesía
Etiquetas:, , , ,

 

I

Rey del mundo de los sueños, ¿por qué me torturas?

Regálame un terrenito de nubes y déjame descansar.

Si no me das el cielo, te ruego no me muestres el infierno.

 

Rey del mundo de los sueños, sé que no tienes la culpa.

¿Y si te pago con pedazos pulidos de sueños rotos,

me darás un terrenito en las nubes?

 

II

Voy a matarte, Rey, voy a despertar y a despreciarte.

¿Qué haces, Rey, por qué conviertes mi alma en ocho hormigas?

¿Por qué detienes el tiempo y me permites excavar en el agua?

 

Gracias, Dios del mundo de los sueños. Gracias por salvarme del Rey.

Lástima que no llegaste a evitar mi muerte.

Tal vez eso me hacía falta, una muerte que me devolviera la vida.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Manos sucias

Publicado: 01/05/2016 en Poesía
Etiquetas:, , , ,
13545997983_24b63b5234_b

Imagen por: Camilla Soares

 

Yo era la mano limpia y tú la sucia.

Éramos adictas a los aplausos.

Tú perdías mugre y yo me llenaba de ella.

 

Quedaste un poco más limpia,

y llegaste a echar de menos la suciedad que te faltaba.

Ya no podías volver a ser del todo sucia: volviste a sentir.

Pero sólo te sentiste miserable.

 

Yo terminé con toda tu suciedad encima.

Acabé como una mano sucia que siente pudor ante ella misma.

Una mano con la que no te masturbarías.

 

Luego nos quedamos sin aplausos, sin risa ni sonrisa.

Dos manos sucias llorando por diferentes motivos.

En el aire no quedaron más ruidos,

solo la risa de La Nostalgia triunfante sobre otra historia de amor.

 

A veces me pregunto si eras tú la mano limpia y yo la sucia.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5

Originalmente publicado en: Revista Salto al reverso #6

623889384_721113c0e7_b

Imagen por: Kristaps Bergfelds

Cierta noche, Alejandra recibió una extraña carta en su buzón. La carta decía: “Sé que llevas tiempo preguntándote por qué vives y a dónde vas. Si quieres saber las respuestas, te espero a medianoche en la azotea del edificio del frente”.

Alejandra quedó intrigada por aquel extraño mensaje. Era cierto, sin duda, que aquellas preguntas habían estado dando vueltas en su cabeza desde hacía ya mucho tiempo. Sobre todo desde la muerte de su hermano. ¿Pero cómo pudo haberse enterado aquella persona? ¿Cómo pudo saber cuáles eran exactamente las preguntas existenciales que le intrigaban?

Pasó todo el día siguiente pensando, considerando si acudir a la cita o no. Llegó a pensar que era una trampa, después de todo siempre tuvo dudas sobre si la muerte de su hermano realmente había sido un suicidio. ¿Y si fue un homicidio? ¿Y si la persona que envió la carta estaba directamente relacionada con ello?

Cuando llegó la noche en cuestión, Alejandra decidió no ir. A la mañana siguiente se fue a trabajar. Durante todo el día la embargó la sensación de haberse perdido de algo, como si encontrarse con aquella persona fuese realmente importante. Pero racionalizó y se convenció de haber tomado la decisión correcta.

Al llegar a su casa por la noche, otra carta le esperaba. La carta decía: “¿Aún piensas que fue una buena decisión no vernos? Tu hermano pensó lo mismo cuando recibió su carta. Él asistió al tercer y último llamado. Este es el segundo llamado para ti: entérate de la verdad. Te espero a medianoche en el edificio del frente.”
Alejandra se llenó de emociones en conflicto, una mezcla de rabia e intriga. ¿Y si sus sospechas eran ciertas?

Decidió ir. Durante la cita no pasó nada fuera de lo común. El remitente le habló alrededor de veintiún minutos y Alejandra regresó a su casa. En esa conversación se enteró de por qué el ser humano vive y a dónde va. Aquella noche Alejandra se suicidó.


Copyright © Todos los derechos reservados

Copyrighted.com Registered & Protected JHKB-UOMM-U5D5-AEM5