Posts etiquetados ‘Relato’

Originalmente publicado en: Salto al reverso

«Soldados desechables», por Blacksmith Dragonheart.

Cierto día, se decidió que los seres humanos no podrían ser obligados a pelear en una guerra. Esta ley, que se volvió prácticamente mundial, llevó a los gobernantes a replantear sus estrategias bélicas. Cada país empezó a crear laboratorios de cría selectiva utilizando úteros artificiales para producir suficientes ejemplares como para reemplazar a sus soldados humanos con soldados quimera. Un soldado quimera consistía en un ser que tenía, en parte, el mismo genoma humano. Sin embargo, para potenciar ciertas habilidades y sentidos, se utilizó ingeniería genética avanzada para retirar secuencias del ADN humano y cambiarlas por codificación genética de diferentes animales. Esto les otorgó habilidades únicas, dependiendo de la combinación de genes que se utilizara.

Los soldados quimera pelearon muchas guerras en lugar de los ejércitos humanos, que dedicaban cada vez más tiempo y recursos a seguir fabricando úteros artificiales e instalaciones de entrenamiento. Otra característica, muy deseable entre los soldados quimera, era que maduraban el doble de rápido que una persona promedio, por lo que crecían y envejecían más rápido. De esa manera sus entrenamientos demorarían menos, y siempre se tendría un lote preparado para cualquier enfrentamiento contra la milicia.

Los soldados quimera fueron creados para ser sumisos y obedecer a su figura de autoridad. Además, contaban con modificaciones robóticas en sus cuerpos para poder controlarlos de forma remota y matar a los soldados que no obedecieran las órdenes o presentaran cualquier manifestación de pensamiento individual. Llegado el momento, los soldados quimera pelearían la cuarta guerra mundial en lugar de los seres humanos no modificados. Para ese entonces, cada nación en guerra aceleró la producción de soldados quimera para mantener alto el conteo de combatientes y mejorar sus posibilidades de ganar el conflicto junto a sus aliados.

Los soldados quimera resultaron muy eficientes en sus labores y el conflicto terminó luego de muchas sangrientas batallas de las que los humanos sin modificar estaban muy orgullosos, argumentando que habían logrado “civilizar la guerra” para que ninguna persona sufriera por ella. Pese a eso, muchos movimientos sociales empezaron a cuestionar el trato que se le daba a los soldados quimera, que carecían de derechos humanos puesto que sus creadores argumentaban que su genética había sido tan modificada, que el producto terminado no podría considerarse humano, debido a su significativa diferencia de ADN.

Mientras las protestas por los derechos de los soldados quimera continuaban, el mundo postguerra sintió que tenía asuntos más importantes en los cuáles enfocarse. Por lo que decidieron negociar con los protestantes y se llegó al acuerdo de que no se realizaría, como se tenía planeado, la eutanasia de los soldados quimera luego de la cuarta guerra mundial. En su lugar, los soldados serían liberados y adquirirían derechos humanos bajo la definición de que su capacidad de razonar y su conciencia de sí mismos los volvía humanos pese a su diferencia genética.

Pasaron los años y algunos de los soldados quimera lograron establecerse en comunidades humanas y se convirtieron en entes funcionales de la sociedad. Algunos hasta consiguieron pareja y tuvieron hijos. Esto provocó que la humanidad, al mezclar sus genes con los de los soldados quimera, diera origen a una nueva generación de humanos con habilidades únicas, resistencia mejorada y una inteligencia promedio superior. Sin embargo, tomaría años de selección artificial y de campañas de modificación genética prenatal, para eliminar la característica de envejecer aceleradamente. Esto cambió el genoma humano mundial de forma irreversible debido a que, con el paso del tiempo, murieron todos los ejemplares humanos sin modificar.

Pasaron décadas de terapia de refinamiento genético. Cada gobierno del mundo tenía su propio programa para modificar la genética de la población para volverla resistente a ciertas enfermedades y potenciar al máximo las características que ellos consideraban deseables como inteligencia, apariencia y rendimiento físico, etc. Eventualmente la genética mundial llegó a ser prácticamente igual, salvo pequeñas modificaciones locales que cada gobierno realizaba a sus habitantes con el fin de adaptarlos de forma perfecta al medio ambiente en el que se desenvolverían.

Esta modificación masiva del ADN mundial logró darle un mejor estilo de vida a la población y terminó por convertir a la raza humana en algo que ya no podía considerarse como homo sapiens, sino como homo sapiens superior. Sin embargo, la eugenesia y la poca variedad genética hicieron vulnerable a la humanidad ante la reaparición de antiguos agentes patógenos que eran relativamente manejables con el genoma humano anterior. La humanidad intentaba buscar una solución a las plagas, que empezaron a mermar rápidamente la población de muchos países. Pero era demasiado tarde, las enfermedades avanzaban más rápido que la capacidad del ser humano para modificar genéticamente a su población. Por lo que, luego de casi dos siglos de la creación de los soldados quimera, la humanidad se extinguió a causa de un virus gripal para el cual sus cuerpos no tenían defensas naturales.

Originalmente publicado: Blog de Salto al reverso

«Blood clock», por John Smith (CCO)

Habían pasado ya casi quince años desde que Lucca inició su entrenamiento autodidacta con el amuleto rosacruz. Para ese momento tanto Dimitri como ella habían aumentado, por mucho, sus habilidades en sus respectivas artes. Lucca, por su parte, había realizado con éxito sus experimentos y logró teletransportar primero bacterias, luego seres microscópicos y, eventualmente, llegó hasta insectos y pequeños animales. Todos parecían llegar ilesos desde el interior de el Reactor hasta el exterior de la cantimplora prisión de su hermano. El último paso para completar su largo plan consistía en teletransportar animales similares a través de la barrera de la isla.

Ella no lo sabía, pero la barrera solo mataba a los seres humanos que salían de ella. Ese mecanismo era el que permitía a las Tropas de la muerte traficar con órganos desde dentro de la isla a cambio de armas, esclavas y drogas hacia el interior. Sin embargo, dado que estas actividades eran desarrolladas solo por los altos mandos de las tropas, ni Dimitri ni Lucca conocían de dicho detalle.

***

Lucca pidió a su hermano que dejara su nueva piedra filosofal incompleta, conocida como el Acelerador de partículas, cerca de la barrera. De esa forma, podría realizar experimentos sin exponer a su hermano. Estudió de cerca la naturaleza de la barrera y notó ciertas propiedades de la misma. Se dio cuenta que no solo anulaba la sed de sangre sino que, además, eliminaba el aura que ella colocaba alrededor de las partículas de los animales de experimentación. Es decir que, cuando ella los descomponía e intentaba hacerlos pasar a través de la barrera, el aura era deshecha y cada partícula quedaba expuesta en el preciso instante en que la tocara. Eso provocaba que los animales se desintegraran y terminaran muertos a causa del experimento.

Lucca pasó mucho tiempo intentando diferentes métodos para lograr atravesar la barrera de la Isla de Orión, provocando la muerte de cientos de pequeños animales en el proceso. Hasta que, finalmente, tuvo la idea de crear múltiples capas de aura sobre las partículas, de manera que cada una protegiera a la siguiente. De esa forma, la barrera desgastaba el aura capa por capa, permitiendo a las partículas llegar hasta el otro lado. Así fue como logró teletransportar animales hasta el exterior de la Isla de Orión. Sin embargo, la joven alquimista era muy precavida. Por lo que, antes de intentar teletransportarse junto a su hermano, decidió hacer un experimento final.

***

—No sé cómo me convenciste de esto —dijo Dimitri mientras arrastraba un soldado inconsciente cerca de la barrera.

—Es importante, hermano —dijo Lucca—. Es el experimento final antes de aventurarnos nosotros mismos. ¡Pronto conseguiremos nuestra libertad!

Los ojos de Lucca brillaron de un azul intenso y, al ver eso, a Dimitri no le quedaron dudas sobre las capacidades de su hermana.

—Empieza, Lucca —dijo un apurado Dimitri—. ¡No tenemos mucho tiempo!

Lucca sabía que era peligroso atacar y secuestrar a un soldado. Así que se dirigió al interior de el Acelerador de partículas y preparó todo para intentar teletransportar al soldado fuera de la barrera mortal de la isla. Si lo lograba, entonces demostraría de una vez por todas que su teoría era cierta y podría usar esos resultados para lograr su objetivo.

—Estoy lista, hermano —dijo Lucca, adoptando una posición de meditación—. Vigila mientras termino el experimento final.

Lucca salió del Acelerador de partículas y entró en un profundo trance. Usando su piedra filosofal como catalizador, empezó a aplicar su técnica de alquimia sobre el cuerpo del soldado inconsciente. Dimitri vigilaba muy atento por la posible presencia de algún soldado. Si alguno llegaba a ver a su hermana, la capturarían y la enviarían a servir como sirvienta o concubina, y él sería ejecutado por alta traición.

—Hermana, debes regresar ahora —gritó un angustiado Dimitri, mientras sacudía fuertemente el cuerpo de su hermana.

Él sabía que no podía regresarla bruscamente a su cantimplora prisión, porque podía provocar que ella nunca recuperara la conciencia. Pero él ya había sentido la presencia de un capitán, montado en un Ave del terror, acercándose en búsqueda del soldado secuestrado. Dimitri estaba muy consciente que sus superiores eran mucho más viejos y fuertes que él. Viendo que su hermana no volvía, se preparó para pelear. El capitán, a lo lejos, se paró en el lomo de su Ave del terror y dio un enorme salto. En un parpadeo, había dejado atrás a su Ave del terror y apareció frente a Dimitri, que había recargado una potente ráfaga de sed de sangre y la impactó contra su enemigo. El capitán no esperaba tal recibimiento, por lo que quedó aturdido unos segundos. Tiempo que Dimitri aprovechó para conjurar otro ataque.

Lucca aún estaba ejecutando su técnica. Le pidió a su hermano, telepáticamente, que soportara un poco más, que estaba por terminar el experimento e inmediatamente haría que ambos escaparan hacia afuera de la barrera. Dimitri logró conectar un segundo ataque contra su capitán y, aparentemente, logró matarlo al desintegrar su cabeza. Aprovechando el momento, se acercó hacia su hermana para escapar. Pero, justo antes de que ella completara su técnica, vio con asombro que el cuerpo sin cabeza del capitán se levantaba y conjuraba una lanza. Dimitri, rápidamente, conjuró otra lanza para contraatacar.

La técnica estaba lista y Lucca descompuso el cuerpo del soldado en partículas independientes y cubrió cada una con las capas de aura que había implementado. Para su asombro, logró pasar el cuerpo completo del soldado al otro lado. Estuvo a punto de celebrar su éxito, cuando se dio cuenta de que el soldado estaba muerto. Su técnica había logrado transportar el cuerpo del sujeto experimental, pero no logró eliminar el efecto mortal de la barrera.

Dimitri quedó consternado al ver que su hermana había fallado, pero estaba muy ocupado en la pelea como para acercarse. El capitán, incluso sin cabeza, era tan veloz y preciso que si su oponente se distraía, aunque fuera una fracción de segundo, sería atravesado por la lanza y fulminado por la potente sed de sangre que la envolvía. La pelea estaba muy reñida, aunque parecía que Dimitri tenía el control. Pese a ello, y sin poder aún terminar con la vida de su enemigo, vio como llegaba el Ave del terror que el capitán había dejado atrás. El espectro se acercaba, a gran velocidad, hacia su hermana, que aún no recobraba el control de su cuerpo. Inmediatamente, Dimitri alejó de un golpe a su oponente y lanzó una potente ráfaga de sed de sangre hacia el Ave del terror. Pese a la fuerza del ataque, solo logró aturdir al espectro.

El capitán había regenerado su cabeza, por lo que sus ataques se volvieron aún más rápidos y precisos. Dimitri estaba imposibilitado de acercarse a su hermana. Mientras tanto, el Ave del terror se recuperó del aturdimiento y asestó un golpe crítico hacia el pecho de Lucca, que quedó malherida y desangrándose en el suelo.

Dimitri, perturbado por la escena y muy furioso, se acercó al ave y la atravesó con su lanza. Logró asesinarla pero, sin darle tiempo a ayudar a su hermana, el capitán atravesó el costado derecho de Dimitri con su arma. Éste, pese a la gravedad de la herida, logró desviar la potente sed de sangre que envolvía la punta de la lanza del capitán, evitando ser desintegrado. Con sus últimas energías agarró fuertemente la lanza de su enemigo y la rompió. Con otra ráfaga de sed de sangre mandó al capitán a volar a una distancia considerable. Hizo un gran esfuerzo para correr hacia su hermana mientras se desangraba. Mientras corría, sacó el reloj que hace tiempo logró robarle a sus compañeros de las Tropas de la muerte. El reloj, una vez que Dimitri lo tocó, volvió a mencionarle el pacto que alguna vez le ofreció.

—¿Estás listo para renunciar a tu libertad y seguir la voluntad de los Devotos de Akasha? —dijo el Reloj de Telésforo.

—¿Renunciar a mi libertad? —preguntó un malherido Dimitri—. Mi hermana y yo estamos por morir, la libertad no tiene valor ahora. ¡Si puedes hacer algo, mi vida será tuya!

—¿Poder hacer algo? —respondió el reloj de Telésforo—. Nosotros no podemos hacer nada.

—¿Entonces era falso el poder que decían tener? —reclamó Dimitri—. ¡Usé el reloj como último recurso y no sirve para nada!

—No nos malinterpretes, Dimitri —respondió el reloj—. Nosotros no podemos, pero tú sí. Acepta el pacto y el poder del reloj será tuyo.

—¡Maldita sea, no hay tiempo! —gritó un desesperado Dimitri.

—¿Tiempo? —cuestionó el reloj—. Eso te va a sobrar cuando aceptes.

—¡Acepto! —gritó Dimitri, sintiendo que ya no tenía nada qué perder.

En ese momento, el reloj detuvo el tiempo y habló con Dimitri. Le dijo que, en ese tiempo detenido, ni él ni su hermana morirían por las heridas. Luego, comenzó a transferir conocimiento de los anteriores alquimistas del tiempo directamente hacia la mente de Dimitri. Éste, luego de obtener dicho conocimiento, tuvo muy claro que la teoría de su hermana no estaba equivocada sino incompleta. También entendió la verdadera naturaleza de la barrera y la causa del fracaso del plan de Lucca.

Cuando supo todo eso, le preguntó al reloj si podía hacer algo por ella.

—Tu hermana está en el punto exacto entre la vida y la muerte —dijo el reloj—. Si el tiempo se reanuda, ella morirá.

—¿Entonces nada puede hacerse? —dijo Dimitri, con lágrimas en los ojos.

—No nos malinterpretes —respondió el reloj—. Puedes sanar su cuerpo y darle un poco de tu energía vital. De esa forma, aumentarás levemente su estancia en este mundo.

—¡Bien! —respondió Dimitri—. ¡Transfieran ese conocimiento ahora!

El Reloj de Telésforo transfirió ese conocimiento de forma instantánea. En cuanto Dimitri lo recibió, entendió claramente que su hermana debía vivir dentro del reloj. De esa forma, la energía que él le diera a su hermana, que alcanzaba para alrededor de un año de vida humana, no se gastaría. Su vida solo se consumiría en el exterior.

Dimitri, triste por condenar a su hermana de nuevo al encierro, ejecutó su técnica. Lucca sanó y fue trasladada al interior del reloj. Inmediatamente, el reloj transfirió más conocimiento a la mente de Dimitri. Éste aprendió que existe una disciplina diferente a la alquimia y al vudú, conocida como Artes demoníacas. Esta era la razón por la que la barrera no podía ser afectada por las técnicas de los hermanos, porque los efectos de las Artes demoníacas solo pueden contrarrestarse con ese mismo tipo de técnica. Sabiendo eso, Dimitri completó la teoría de su hermana.

Con la teoría completa, usó Artes demoníacas para teletransportarse, junto al Reloj de Telésforo, hacia afuera de la barrera. Una vez libre de la opresión de la isla, Dimitri sacó a su hermana del reloj. Ambos se miraron directo a los ojos, se abrazaron con fuerza y lloraron desconsoladamente uno en el hombro del otro. Su sueño se había convertido en pesadilla. Se habían convertido en los únicos, aparte del Dueño del mundo, en escapar de ese terrible lugar. Pero el precio que pagaron fue muy alto.

«Inside the Large Hadron Collider», por John Smith (CC0)

Habían pasado casi diez años desde que Lucca empezó a aprender del amuleto rosacruz que su hermano Dimitri le obsequió. Durante ese tiempo la niña, que ya era una mujer de baja estatura, delgada y de facciones delicadas, se dedicó a estudiar con éxito los principios de la física cuántica y su aplicación en el mundo macroscópico. Con ese conocimiento, comenzó a experimentar con pequeñas partículas dentro de la cantimplora prisión de su hermano.

Consiguió usar sus conocimientos de alquimia para lograr diferentes efectos a nivel subatómico. Primero logró la superposición cuántica, es decir, hacer que la misma partícula estuviera en dos lugares al mismo tiempo. Posteriormente, logró el entrelazamiento cuántico de dos partículas, es decir, logró atar dos partículas y hacer que los efectos sobre una también le sucedieran a la otra sin importar la distancia entre ellas.

Lo que no había logrado, ni con su década de entrenamiento, fue teletransportar una partícula de un punto A hacia un punto B en el espacio. Se dio cuenta, además, el complicado progreso de sus experimentos se debía al limitado acceso a fuentes de energía. Por lo que decidió trabajar en un generador que solucionara dicho inconveniente. Sin embargo, había un problema. La cantimplora prisión tenía un espacio limitado que hace mucho le había quedado pequeño a Lucca. Dicha necesidad la llevó a desviarse, durante algunos años, del objetivo de sus entrenamientos y experimentos. Paró los estudios a nivel subatómico y empezó a desarrollar un amplificador alquímico como el que mostraba el amuleto, uno como el que usaban los antiguos Caballeros rosacruces.

***

Dimitri continuaba sus labores como miembro de las Tropas de la muerte. Durante la década en que su hermana entrenaba, él se encargó de que no le faltara nada allí dentro. Además, siempre tenía cuidado de sacarla cierta cantidad de tiempo al exterior para que respirara aire fresco, hiciera algo de ejercicio y tomara la luz del sol. Fue un día como esos, en el exterior, que Lucca tuvo la idea de desarrollar un núcleo para su piedra filosofal incompleta. Decidió copiar el mismo mecanismo del sol, por lo que empezó a construir un generador de fusión nuclear en su piedra.

Cuando el generador quedó instalado, Lucca continuó con sus experimentos y perfeccionó la aplicación de la superposición y entrelazamiento cuántico. Además, por fin, avanzó un paso en su plan. Había encontrado la forma de teletransportar fotones de un lugar a otro dentro de la cantimplora prisión. El siguiente paso era, según sus investigaciones, la teletransportación de fotones desde dentro de la cantimplora hacia el exterior.

Eso parecía imposible por dos motivos. El primero era que la teletransportación solo podía lograrse a distancias muy pequeñas que solo eran significativas a nivel subatómico. El segundo, y tal vez el más complicado, era que la cantimplora prisión era una dimensión de bolsillo creada mediante el vudú. Por tanto, Lucca llegó a una conclusión importante. Teorizó que si lograba teletransportar un fotón fuera de la cantimplora, en teoría, era lo mismo que sacar una partícula fuera de la barrera mortal de la Isla de Orión. Eso reforzó su convicción y decidió mejorar su piedra filosofal para usar la energía de forma más eficiente y lograr lo que, en ese momento, parecía imposible.

***

—Hermano, ¿puedes hablar?—dijo Lucca, usando su poder de telepatía.

—Sí, aún sigue siendo de madrugada —respondió Dimitri—. ¿Otra vez perdiste la noción del tiempo?

—No, hermano. Sabes que desde que construí el reloj atómico, ya no me pasan esas cosas —respondió Lucca—. Es solo que creo que ya solucioné el problema y necesito hacer otro experimento.

—¡No otra vez, Lucca! —respondió un enojado Dimitri—. ¡Es la quinta vez que crees tener la respuesta, ya se me acabaron las excusas para salir del cuartel general!

—Lo siento mucho, hermano —respondió Lucca, con tristeza en su voz—. Es solo que, luego de mejorar mi piedra, los cálculos están cada vez más rápido. Pero está bien, esperaré hasta que puedas salir del cuartel.

—Sabes que te apoyo —dijo Dimitri, intentando calmarse y no descargar la frustración del día sobre su hermana—. Voy a hacerlo de nuevo.

—No, hermano, esa técnica no —rogó Lucca—. ¡Te causa mucho dolor!

Dimitri no escuchó el ruego de su hermana y empezó a recitar un conjuro en voz muy baja. De repente, apareció un segundo Dimitri en la habitación.

—¡Basta, hermano! —dijo Lucca, mientras veía a Dimitri retorcerse del dolor en el suelo.

—Necesitas hacer ese experimento, ¿no? —respondió Dimitri, bajo un evidente sufrimiento—. ¡Hay que hacer lo que es necesario!

Ella no dijo nada, sabía el dolor que producía la técnica de doppelganger de su hermano y no podía perder el tiempo.

—¡Está bien, hermano! —gritó telepáticamente—. Te prometo que valdrá la pena, deja a la copia y vamos.

Dimitri había aprendido una técnica que, a cambio de un intenso dolor físico, le permitía a un practicante de vudú crear una copia de su cuerpo para ser usada en situaciones estratégicas. Así que, dado que toda la conversación entre él y Lucca fue telepática, y que la copia de Dimitri distraería a los demás soldados en su ausencia, la pareja de hermanos pasó desapercibida y se dirigió a una cueva. Lucca necesitaba un lugar completamente oscuro para probar los resultados del nuevo experimento. La joven mujer hizo todo con mucha precisión pero con mucha prisa. Sabía que mientras más tiempo pasaba, más sufría su hermano al mantener activa su copia en el cuartel general. Así que salió de la cantimplora prisión de Dimitri y aplicó alquimia medicinal sobre su hermano para ayudarle, en algo, a resistir el dolor.

La joven mujer hizo unos extraños movimientos con sus manos y, usando su aura, encendió su piedra filosofal y sacó de ella unos extraños aparatos de medición y los colocó en las paredes de la cueva. Luego volvió dentro de la cantimplora y comenzó el experimento. Usó todas las energías acumuladas en su piedra para envolver un fotón con aura concentrada y, aplicando su conocimiento alquímico, lo hizo desaparecer del interior de la cantimplora. Hecho esto, Lucca salió a revisar los medidores de la cueva y saltó de la emoción.

—¡Lo logramos, hermano! —gritó Lucca, visiblemente emocionada.

—¡Bien! Luego me explicas los resultados. ¡Volvamos! —dijo Dimitri, bastante demacrado y desgastado a causa del dolor y la exagerada cantidad de sed de sangre que gastaba la técnica de doppelganger.

Emprendieron el camino de regreso mientras Lucca le explicó a su hermano que los medidores de la cueva detectaron la presencia de un fotón dentro de la cueva oscura. Lo que significaba que, efectivamente, había logrado teletransportar una partícula desde dentro de una dimensión de bolsillo hacia el exterior. También le explicó que, pese a los resultados positivos, había logrado confirmar dos de sus más grandes temores. El primero era que, tal como sospechaba, la energía de la piedra filosofal aún era insuficiente para el proceso. Eso provocó que, por culpa del exigente consumo energético, los sistemas internos terminaran fundidos, arruinando permanentemente su piedra. El segundo temor derivaba del primero. Si teletransportar una sola partícula excedió las capacidades de su piedra filosofal incompleta, ¿cómo transportaría un cuerpo humano, compuesto de una enorme cantidad de partículas?

***

Pasó un par de años luego del experimento exitoso con el fotón en la cueva. Dimitri había aprendido a reducir el dolor que provocaba la técnica de doppelganger, pudiendo usarla incluso en batalla. Lucca, por su parte, había construido su nueva piedra filosofal incompleta conocida como el Reactor. Esta piedra, fruto de sus nuevos entrenamientos y experimentos, consistía en un gran espacio interior que funcionaba como laboratorio. Aparte, separó un espacio para vivir su encierro perpetuo dentro de la piedra y ya no en la cantimplora de su hermano. Ahora contaba con luz solar propia gracias al núcleo especial del Reactor, que era un pequeño sol que iluminaba el interior de su piedra y proveía de energía a todos sus equipos.

Eso era un alivio para Dimitri, no solo porque pudo despejar la habitación de su hermana en su cantimplora, lo que aumentaba el espacio disponible; sino que, además, ya no tenía que correr riesgo saliendo del cuartel general de las Tropas de la muerte, dado que su hermana ya no necesitaba el sol del exterior y podía hacer sus experimentos dentro de su piedra. Pese a ello, cada vez que podía, Dimitri sacaba a su hermana a tomar aire fresco y a conversar.

Con el tiempo, Lucca pudo realizar experimentos que la llevaron a pasar de teletransportar un solo fotón a hacerlo con granos de polvo, compuestos por trillones de partículas. La piedra filosofal efectuaba todos los cálculos y brindaba la energía necesaria para realizar, con relativa facilidad, el proceso de transportar los granos de polvo. El penúltimo paso estaba cerca y consistía en transportar seres vivos desde dentro de su piedra hacia afuera de la cantimplora de su hermano. Luego de meditar en el progreso de su investigación y experimentación, quedó mucho más convencida de la certeza de su teoría cuántica. Se sentía segura de poder lograr los resultados deseados, es decir, teletransportarse junto a su hermano hacia el exterior de la barrera mortal de la Isla de Orión.

Originalmente publicado en: Blog de Salto al reverso

«Brown wooden ankh on brown surface», CC0

El Alquimista del mar siguió cargando la piedra de su padre hasta que, luego de casi un año, esta pudo finalizar las reparaciones de emergencia que le permitieron al Alquimista marino sobrevivir en el exterior sin respirador y sin el soporte médico de la piedra filosofal incompleta conocida como La concha marina.

El proceso de cargar la piedra era bastante exigente para el cuerpo del Alquimista del mar, que pudo mantenerse sano gracias a su entrenamiento y a que siempre tenía ánima de reserva acumulada en su piedra filosofal incompleta conocida como la Perla negra. Pese a esto, para él fue un gran alivio detener el proceso de carga.

Luego de que la Concha marina enviara una instrucción clara al Alquimista del mar, este detuvo el proceso de carga y, horas más tarde, el Alquimista marino volvió al exterior. El Alquimista del mar se perturbó al ver el estado en el que se encontraba su padre. Pero, inmediatamente, se preocupó al comprender lo realmente importante.

—¿Quién te hizo esto, viejo? —preguntó su hijo, sin preocuparse por el protocolo.

El Alquimista marino, ciego de un ojo, en silla de ruedas, con quemaduras internas y una cicatriz que indicaba la pérdida de su pulmón derecho, respondió sin titubear.

—Una practicante de vudú conocida como Jorōgumo . Me paralizó con una técnica y me apuñaló con cuatro cuchillas que no alcancé a ver. Eran invisibles de alguna manera.

—¿Invisibles? ¿Pero no las pudiste sentir? —preguntó con asombro el Alquimista del mar.

—No, solo pude sentir la sed de sangre impregnada en algo que no podía verse. Pero estas son heridas de katana, estoy seguro —respondió el Alquimista marino.

Al Alquimista del mar le costaba creer que existiera un practicante de vudú lo suficientemente hábil como para dejar a su padre en ese estado. Se había topado con algunos a lo largo de su vida, pero nunca sintió que representaran un riesgo tan grande.

—¿Cómo era ella? —preguntó intrigado.

—Ya habíamos peleado antes, la derroté y la mutilé con una de mis técnicas de espada hace algunos años. Pero volvió con una extraña apariencia. Tenía un brazo de araña en lugar del que le corté y un parche con una piedra negra.

—¿Algo así como una piedra filosofal que amplifica la sed de sangre?

—Su funcionamiento no se parece en lo absoluto, intenté robarle una de esas piedras negras en nuestra primera pelea pero logró escapar con ella. Cuando volvió, ya tenía cinco en su poder. Una en su ojo y dos en cada costado. Pero, en esencia, es como dices, de alguna manera su sed de sangre aumenta mucho por cada una de ellas.

Ambos alquimistas callaron por un instante. Pero el Alquimista marino rompió el hielo diciéndole a su hijo que si deseaba ver todo con detalle, podría acceder a las grabaciones de vigilancia de La concha marina. El Alquimista del mar prefirió tomarle la palabra antes que continuar con aquel silencio incómodo. Luego de ver las grabaciones de las peleas de su padre contra Jorōgumo, entendió por qué terminó en esas condiciones y tuvo miedo de que alguien tan peligroso como ella estuviera suelta.

***

Cada noche, el Alquimista del mar realizaba sesiones de curación utilizando la energía que estaba estudiando y que almacenaba en su piedra filosofal.

—¿Qué es ese Splendor solis que usas? —preguntó el Alquimista marino.

—Es la energía más pura que puede tomarse del sol, el Ignis-Aqua del que hablan las leyendas. Es la energía solar que puede acumularse en agua de mar previamente infundida con ánima, para luego ser acumulada dentro de La perla negra.

—Brillante, has hecho una buena investigación, muchacho —dijo el Alquimista marino, sin percatarse de que era el primer cumplido que le daba a su hijo.

—¡Me llamo Thomas! —gritó el Alquimista del mar, fingiendo enfado para esconder la conflictiva alegría que despertó la primera señal de aprobación paterna que recibía en su vida.

***

El Alquimista marino conocía técnicas de sanación por medio de la canalización de ánima mundi a través de su cuerpo. Pero, debido al difícil manejo de dicha energía, la sanación de su cuerpo tomó mucho tiempo.

Pasó un año en silla de ruedas, tiempo que aprovechó para entrenar a su hijo para una posible pelea contra algún practicante de vudú que usara esas extrañas piedras negras. Entre dichas enseñanzas estaba una mejor percepción de la sed de sangre, información sobre el funcionamiento del vudú y datos valiosos que le permitieron mejorar la Perla negra.

Además, recibió un entrenamiento especial con el que el Alquimista marino le enseñó a incorporar el Splendor Solis en su estilo de combate por medio de dividir La perla negra en cuatro tatuajes, uno para cada mano y pie. Los tatuajes podían formar runas que cambiaban a voluntad y permitieron al Alquimista del mar perfeccionar su estilo de pelea para infundir hielo y fuego en sus puños y patadas.

Las runas en sus pies también le permitían canalizar su aura y el Splendor solis en sus piernas para moverse a grandes velocidades y saltar en el aire como si fuera capaz de patearlo para darse impulso adicional.

***

Luego de aquel año de entrenamiento, el Alquimista marino completó su proceso de reparación corporal y quedó en el mejor estado físico que le permitió su técnica de sanación. Fue capaz de ponerse de pie con ayuda de muletas, aún sentía dolor por las heridas internas y no logró reparar su ojo. Pese a ello, aún podía manejar la alquimia para potenciar su cuerpo y se concentró en incorporar más técnicas de emanación de energía al que sería su nuevo estilo de combate adaptado a sus limitaciones.

Incluso con sus secuelas, el Alquimista marino seguía siendo más hábil y experimentado que su hijo, por lo que siguió entrenando las habilidades de lucha del Alquimista del mar mientras usaba esos combates como rehabilitación para su cuerpo y manejo del aura. Le tomó otro año al Alquimista Marino recuperar suficiente salud como para dejar las muletas.

Cuando alcanzó una condición física aceptable decidió que era tiempo de emprender su siguiente viaje. El Alquimista marino sacó un extraño objeto que estaba dentro de su piedra filosofal y le empezó a contar a su hijo la historia de un lugar conocido como La aldea de los exiliados.

Ojos compartidos

Publicado: 11/11/2019 en Blog Salto al reverso, Relatos sueltos
Etiquetas:, ,

Originalmente publicado en: Blog de Salto al reverso

eye-462267_1280

«Ojo cascada de la cuidad sombra», por Mystic Art Desing (CC BY)

Mientras vagaba en las tierras de la locura, sentí una presencia extraña dentro de mi cuerpo. Me costó años averiguar de qué o quién se trataba, pero su presencia no era nada agradable.

Aquella esencia, con la forma de un niño como de unos cinco o seis años, era una parte de mi ser. Una parte que, debido a la represión extrema a la que fue sometida,  tuvo que manifestarse en forma visible para captar mi atención.

Viendo esto, le pregunté: (más…)